La pandemia desmigaja el mito de la economía colaborativa en Silicon Valley

Un 25 % de la plantilla en el caso de Airbnb. Otro tanto en el de Uber. Los despidos por la pandemia del COVID-19 están teniendo especial virulencia en las empresas de la llamada economía colaborativa, hasta hace poco las grandes apuestas de futuro de Silicon Valley, pero que ahora ven cómo se desploman sus ingresos.

Con la salvedad del reparto de comidas a domicilio -que está viviendo un momento álgido precisamente por el COVID-19-, las empresas que más éxito han logrado con este modelo se hallan muy vinculadas a los sectores del transporte y del turismo, dos de los más castigados por las restricciones a la movilidad.

"Ahora dedico un 70 % del tiempo a la entrega de comida y un 30 % a pasajeros, cuando lo normal es que sea la proporción inversa", explica a Efe Jeffrey Thomas, quien lleva ocho años conduciendo para Uber en el área de San Francisco.