Islas privadas: Solución a las aglomeraciones de gente en la playa

12/12/2017

Twitter

Islas privadas: Solución a las aglomeraciones de gente en la playa

Llega el verano y las vacaciones momento para pasar unos días en la playa. Lo malo es que mucha gente decide lo mismo y se ve la típica estampa veraniega, masas humanas con hasta tres filas de sombrillas.

La solución para evitar esto es comprarte una modesta isla en el caribe, en los cayos de florida.

Alrededor de 480 kilómetros de la costa sur del estado de Florida hay una serie de pequeñas islas mayoritariamente deshabitadas rodeadas de agua cristalina y arrecifes de coral sobre una meseta calcárea. La vida nocturna es casi inexistente, no hay grandes aeropuertos, ni restaurantes con chefs reconocidos.

Tampoco hay vecinos. Es precisamente ese aislamiento lo que ha atraído a un grupo de celebridades adineradas y ejecutivos de grandes empresas. En el mundo de los bienes raíces de lujo, la privacidad es un factor cada vez más preciado.


Johnny Depp, el mago David Copperfield, el presidente ejecutivo de Louis Vuitton Moët Hennessy, Bernard Arnault, y la cantante de música country Faith Hill tienen islas en Exuma, un archipiélago de 365 islas en las Bahamas.

A pesar de la debilidad de la economía de Estados Unidos, el número de millonarios allí y su patrimonio combinado neto llegó a niveles récord en 2010, y los activos invertibles subieron más de 8,4% con respecto a 2009, de acuerdo con el Informe sobre la Riqueza en el Mundo de Merrill Lynch y Capgemini.

Varias ventas de bienes inmobiliarios que batieron récords este año han impulsado el optimismo en el segmento del mercado ultra caro, incluyendo la venta en julio de una propiedad en Los Ángeles que pertenecía a la autora Candy Spelling por US$85 millones. En marzo, un comprador ruso pagó US$100 millones por una casa en Silicon Valley, el mayor precio por una casa unifamiliar en la historia.

Los proyectos de desarrollo en islas pueden tomar años y hay al menos uno en proceso en el que participan 150 trabajadores. Los habitantes de Exuma dicen que uno de los mayores resorts privados en construcción en el archipiélago es un complejo en el que los principales inversionistas son los cofundadores del minorista californiano Fry' Electronics.

En un grupo de ocho islas conocido como Bock Cay, el proyecto contará con alrededor de 35 casas para los empleados, un club y seis edificios para huéspedes en varios estilos, incluyendo uno que se asemejará a una villa italiana. Se instalarán 1.500 palmeras importadas.



Exuma posee mucho de los ingredientes para ser un destino para los extremadamente ricos: playas de arena, agua turquesa y posibilidades de desarrollo limitadas (90% de las islas o son inhabitables o están protegidas como parte de un parque marino de 456 kilómetros cuadrados).

La creciente facilidad para contar con servicio de Internet y de televisión por cable, así como los avances en la desalinización del agua y la tecnología de generación eléctrica con combustible diésel también han hecho que las islas sean más atractivas.

La relativamente grande cantidad de islas, hace que Exuma sea generalmente más accesible que otros destinos exclusivos. Aunque los precios en Exuma se han duplicado en la última década, en la más exclusiva República de las Seychelles las islas cuestan aun más, debido a que no son tantas y a que ofrecen privacidad extrema.

Las islas más baratas cuestan alrededor de US$30 millones.

Y la relativa falta de infraestructura turística de Exuma la ha mantenido bastante fuera del radar, la gente frecuentemente llega por yate, hidroavión o helicóptero.


Construir una casa de lujo en una isla remota implica importar desde torres eléctricas y de celulares a purificadores de agua. Eduardo Martínez, un arquitecto de Miami que ha diseñado casas e interiores para varios propietarios de islas en las Exumas, el primer paso es dragar una marina y después construir casas temporales y comedores para el personal, que, de acuerdo a la ley local, deben ser residentes del lugar.

Un proyecto normalmente requiere dos años y medio de construcción. El depósito de madera más cercano está en Ford Lauderdale (en Florida). Uno no puede correr a la esquina para comprar clavos y cemento

Los materiales de construcción tienen que ser traídos en grandes balsas, que demoran alrededor de dos días en llegar desde Florida, si el clima lo permite.

Las islas que no tienen una fuente de energía requieren generadores diésel que también deben ser importados cuyo funcionamiento cuesta alrededor de US$1 millón anuales.

Una de las islas menos caras es Cayo Leaf, que pertenecía al actor Nicolas Cage. La isla no ha sido desarrollada y está disponible por US$8,5 millones. En el rango superior del mercado está Cayo Cave, una isla de 101 hectáreas que cuesta US$110 millones y que tiene su propio puerto y pista.




Artistas de cine, miembros de la realeza y familias tradicionalmente ricas han navegado en las Exumas y pasado vacaciones en la isla principal, Gran Exuma, al menos desde los años 50.

Durante las décadas del 70 y 80, sin embargo, la reputación de la zona se vio manchada cuando los traficantes de droga utilizaron las islas como un punto de conexión clave para llevar cocaína desde América del Sur a EE.UU. Cayo Norman fue alguna vez la base de operaciones del cofundador del cartel de Medellín Carlos Lehder, hasta que fue arrestado en 1987.

Con el tiempo, el gobierno de las Bahamas se estabilizó y el turismo comenzó a prosperar a fines de los años 90 con la construcción de enormes resorts en Nassau y Paradise Island. Otro proyecto enorme llamado Baha Mar está siendo construido en Nassau a un costo de US$3.400 millones. Baha Mar contará con un hotel y casino.

Quizás el conjunto de islas más conocido sea el del mago David Copperfield. Tiene un resort de 283 hectáreas llamado Musha Cay que se extiende a lo largo de 11 islas. Compró varias de estas islas hace algo más de cinco años por más de US$50 millones y gastó otros US$30 millones renovando y expandiendo el resort.

Hay cinco casas para huéspedes con playas privadas, un cine al aire libre y un personal de 30 empleados que incluye una masajista y un sommelier. Los visitantes pueden alquilar toda la propiedad, que tiene 40 playas privadas y espacio para 24 personas, por una tarifa mínima de US$37.500 por noche, incluyendo comidas y bebidas.

Penélope Cruz se casó allí, así como el cofundador de Google Sergey Brin.

Copperfield dice que en el lugar puede crear magia en tres dimensiones. La estadía puede incluir una búsqueda del tesoro opcional e interactiva en la cual los huéspedes ingresan en "una película viviente". Docenas de actores e ilusionistas representan a piratas.

Si no la puedes comprar, siempre esta la solución de alquilar una isla privada
Imágenes del artículoPrivate Islands Brokerage.jpg (46,3 KB, 979 lecturas)sla Necker, Islas Vírgenes Británicas.jpg (75,1 KB, 1829 lecturas)Cayo Diamante, Honduras.jpg (80,7 KB, 1225 lecturas)Cayo Little Hall's Pond, Bahamas.jpg (65,2 KB, 1390 lecturas)

Mapa web | Política de cookies. | Aviso Legal y Política de Privacidad. | Contactar. | Sponsors: /18/44037/islas-privadas-solucion-a-las-aglomeraciones-de-gente-en-la-playa.html

Country:US